Alquilar el inmueble, una opción para pagar las hipotecas baratas

Alquilar el inmueble, una opción para pagar las hipotecas baratas

Resulta conveniente actuar con precaución al arrendar la casa y alquilar otra más asequible para ahorrar unos euros por mes

Un piso de 3 dormitorios en un distrito medio

 Precio: 200.000 euros. La hipoteca a treinta años va a suponer un desembolso mensual de unos 1.000 euros para un crédito por el cien por ciento del importe, puesto que hay que tomar en consideración los intereses. En exactamente la misma zona, el alquiler de un piso de peculiaridades afines no supera los 600 euros.

 A pesar de que el Euribor quedó en su mínimo histórico (1,24 por ciento ), el pago mensual de la hipoteca aun forma una carga pesada para quienes atraviesan contrariedades económicas. La pérdida del empleo o bien de entre los salarios familiares, son dos de los primordiales motivos a fin de que los dueños opten por poner su casa en venta o bien en alquiler. Para ciertas personas resulta bien difícil cumplir con el pago de las mensualidades en esas circunstancias. Arrendar la residencia puede transformarse en la solución ideal para ahorrar el total o bien, por lo menos, parte de la cuota hipotecaria, sin dejar de ser los dueños. La rentabilidad que se consiga del alquiler va a depender del costo que se fije y del sitio escogido como nueva vivienda, una vez cerrado el pacto.

Cubrir el setenta por ciento de la hipoteca

El Euribor cerró el mes pasado en el nivel más bajo de su vida. Esta rebaja del género de referencia, su octavo mínimo mensual sucesivo propiciado por la política de intereses bajos del Banco Central Europeo, reduce el coste de las hipotecas en 4.000 euros anuales de media.
A pesar del descuento en las hipotecas baratas, hay quien no puede hacer frente de las cuotas y se propone volver a vivir con los progenitores o bien en casa de otro familiar. La Asociación de Especialistas Inmobiliarios, aconseja asimismo compartir piso, mas cambiarse a otro de alquiler puede no ser la resolución más conveniente, cuando el diferencial entre cuota hipotecaria y mensualidad por alquiler es inferior a trescientos euros de media.

 A este importe hay que sumar los gastos que conllevará la mudanza y las contingencias de encontrarnos con un mal inquilino, que no pague o bien que produzca estropicios. Con todo, se estima que se puede llegar a cubrir entre el 70 por ciento y el 80 por ciento de la hipoteca, raras veces más.

Examinar cada caso

La rentabilidad que se consiga del alquiler, va a depender del coste que se fije y del sitio escogido como nueva vivienda, debes ver el sitio web.
Los intereses de las hipotecas y la tardanza en hallar comprador, en un mercado donde el grifo crediticio se angosta, juegan en favor del mercado de alquiler. Cuando el préstamo ahogue a su titular, el alquiler puede ser eficiente. Una alternativa más violenta, pasa por vender o bien negociar una dación de pago (dar la residencia al banco).

Sin embargo, la cuota mensual es el factor definitivo. Posiblemente, en algunos casos, no compense cambiarse, pues sea una vía peligrosa para conseguir liquidez. En una residencia gravada con una hipoteca de 700 euros, debería encontrarse otra en alquiler que no llegase a los 500, a fin de que fuese interesante valorar esta alternativa. Los 200 euros de ahorro mensuales los gastaríamos en la mudanza y en los arreglos que puedan aparecer por un mal empleo del inquilino.

Otra vía más atrayente se abre cuando la nueva vivienda no comporta desembolso alguno (vivir con los progenitores o bien con un familiar) o bien se minimiza en comparación con la hipoteca (trasladarse al extrarradio o bien compartir piso). En estas circunstancias, se puede lograr un ahorro, hay quien desaconseja alquilar en un contexto de rebaja de las clases de interés, en tanto que reduce el costo de financiación y la hipoteca se reduce a un tercio de la mensualidad.

Al contrario, si la residencia escogida para alquilar está en un rango de costes elevado, el mercado inmobiliario se identifica por una serie de peculiaridades convenientes al alquiler. La precariedad laboral y la mentalidad compradora de la sociedad de España, implican una alta demanda de alquiler de pisos pequeños y escasa en residencias extensas. Este contexto favorece que un inmueble grande, que debería valer unos 1.400 euros mensuales, se arriende por cerca de 1.150 euros.

Los alquileres se abarataron más de un siete por ciento en el mes de septiembre, con relación al mismo mes del año anterior. El mes de agosto pasado, la diferencia entre adquirir y arrendar un piso de setenta metros cuadrados era de ciento veintinueve euros, al tiempo que en el mes de julio se ubicaba en ciento cuarenta y nueve euros. Los alquileres bajaron de costo más de un siete por ciento en el mes de septiembre con relación al mismo mes del año precedente, lo que representa una renta mensual de quinientos veintidos euros para una casa de setenta metros cuadrados.

hipotecas baratas

Etiquetas:

About The Author

Jose