Las lentillas y el cloro de las piscinas

Las lentillas y el cloro de las piscinas

lentillas

¿A quién no le agrada gozar de un baño en la piscina cuando el calor apremia? No obstante, el cloro, empleado para higienizar el agua de las piscinas, puede favorecer la aparición de conjuntivitis. Mas no es el único oponente de los ojos en verano, puesto que la exposición prolongada al sol y otros contaminantes químicos asimismo pueden provocar el brote de infecciones oculares.

Los especialistas advierten de la mayor incidencia de las conjuntivitis irritativas, virales o bien bacterianas entre los meses de junio y septiembre, y recomiendan extremar las medidas higiénicas para evitarlo. De ahí que, hemos preparado una pequeña guía con consejos a seguir para eludir las infecciones oculares.

Factores irritantes y de qué manera nos afectan a los ojos

El cloro es un factor químico que, por sus propiedades asépticas, es indispensable para desinficionar y adecentar las piscinas. No obstante, estas propiedades desinfectantes pueden causar irritación en los ojos, en la piel y en las vías respiratorias. Además de esto, no se debe olvidar que el cloro no es el único elemento que puede contaminar el agua de la piscina: las cremas solares, desodorizantes, el sudor, la saliva, la orina, cabellos… son elementos que pueden afectar a nuestros ojos.

El enrojecimiento de los ojos, escozor ocular, sensación de cuerpo extraño, lagrimeo o bien hipersensibilidad a la luz son ciertos síntomas de una posible conjuntivitis. En el caso de padecer cualquiera de estos síntomas, se debe asistir al oculista a fin de que indique el tratamiento más conveniente.

Es esencial apuntar que los usuarios de lentillas son más propensos a contraer una infección, en tanto que los virus y bacterias se adhieren a las lentillas con sencillez. Por esta razón, las cautelas deben ser todavía mayores y se aconseja adecentar las lentillas con una mayor frecuencia de lo acostumbrado, lavarse siempre y en todo momento las manos ya antes de manipularlas o bien cambiar el estuche para las lentillas cada mes.

Consejos de Lentillas a Domicilio para eludir las infecciones oculares

* Usa lentillas de natación. Las lentillas son una enorme opción para resguardar nuestros ojos de las bacterias que pueden encontrarse en el agua. Ten presente que ciertas bacterias, como las clamidias, no pueden ser eliminadas por el cloro, pudiendo provocar conjuntivitis. Con las lentillas eludimos asimismo que nuestros ojos se enrojezcan y se irriten por la acción del cloro. Si eres usuario de lentillas recuerda que puedes adquirir lentillas de natación graduadas.

* No compartas toallas ni ropa que estén en contacto con el ojo para eludir posibles contagios.

* Emplea gafas de sol. Es esencial utilizar gafas de sol cuando uno se expone a los rayos del sol, puesto que dismuyen el deslumbramiento, bloquean los rayos UV y evitan que el exceso de luz entre en la retina. Cerciórate de que son oscuras, envolventes, con filtro UV y que tienen la marca de la CE.

* Dúchate ya antes de entrar y tras salir de la piscina. Al bañarte ya antes de entrar a la piscina reduces la cantidad de sudor y de células de la piel que se desprenderán a lo largo del baño. Si el agua ha sido tratada y desinficionada adecuadamente los bañistas no deberían sentir ninguna molestia al salir del agua, mas incluso de esta manera es esencial ducharse al salir de la piscina para disminuir al mínimo la exposición a los agentes infecciosos que se pueden localizar en el agua.

* Evita tocarte los ojos con las manos, en tanto que puedes transmitirte muchas bacterias. Es conveniente lavarse las manos de manera frecuente e inclusive llevar en la bolsa de la piscina un desinfectante para las manos o bien jabón antibacteriano.

Etiquetas:

About The Author

Jose