En las maquetas de coches un Aston Martin

En las maquetas de coches un Aston Martin

maquetas de coches

En las maquetas de coches, aparenta ser una de ellas singularmente detallista y, por la claridad de las piezas, simple de montar. Parece que solo hay que hacer sitio en la mesa y desenganchar las piezas una a una.
La compañía familiar inglesa Evanta (que confecciona, repasa y restaura vehículos exquisitos) juega con las proporciones en una creación única y caprichosa: una maqueta a escala natural (1:1) del Aston Martin DBR1/2, el renombrado turismo que ganó en el circuito de Sarthe las 24 Horas de Le Mans en su edición del año 1959, donde asimismo ocupó el número dos del pódium otro vehículo idéntico.

Los pilotos que lograron la victoria (el estadounidense Carroll Shelby y el inglés Roy Salvatori) y el ingeniero jefe que diseñó el vehículo Ted Cutting (todos nacidos en la década de los veinte) murieron hace poco el mismo año. Como homenaje, el vehículo volvió al circuito en el primer mes del verano.

maquetas de coches
La maqueta sigue la celebración de la proeza y agrupa en una enorme estructura de hierro la aerodinámica carrocería del vehículo, con los neumáticos, las ruedas, los asientos, el volante, el salpicadero, aparte de una réplica de la estatuilla que ganó el equipo y una visera de Aston Martin firmada por los pilotos.

Mide seis metros y medio de largo y tres con cuarenta y cuatro de ancho y pesa más de quinientos kilogramos, mas no está concebida para andar, si se montan los componentes, es un ornamento estéril. La excentricidad va a ser subastada en el Goodwood Revival Weekend, un festival de carreras de turismos de temporada que se festeja de año en año en el ahora obsoleto circuito de Goodwood, en Chichester, a unos noventa y cinco kilómetros de la ciudad de Londres. El coste de salida fluctuará entre veinticinco mil quinientos y treinta y ocho mil doscientos euros.

En el acontecimiento compiten modelos de mil novecientos cuarenta y ocho a mil novecientos sesenta y seis, los años pertinentes a la inauguración y a la fecha de la última carrera del autódromo. Este año va a haber algún Aston Martin como el de James Bond en las competiciones. Los participantes, los trabajadores y el público se visten de los años cuarenta, cincuenta y sesenta para “retroceder en el pasado” y “revivir el glamour y el encanto de las carreras en la cápsula romántica del circuito automovilístico más genuino del mundo”.

Fuente: maquetas de coches

 

Etiquetas:

About The Author

Jose