Los consejos de un comparador de hipotecas

Los consejos de un comparador de hipotecas

El número de hipotecas firmadas a lo largo del pasado agosto cayó un veintiocho con cinco por ciento con respecto al mismo mes del año anterior, conforme los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística). La crisis, la elevada tasa de paro o bien los vaivenes de las reglas del juego del mercado inmobiliario, son factores que influyen en esta bajada. Aunque es verdad, que lo de solicitar una hipoteca no está a la orden del día, todavía hay gente que piensa comprarse una residencia. Si eres uno de ellos, aquí van algunas cosas que deberías saber ya antes de cerrar las condiciones de la hipoteca con tu banco, para ello debes contar con un comparador hipotecas, de este modo conocerás las mejores condiciones del mercado a día de hoy sin dar muchas vueltas.

Sé realista

Las asociaciones de usuarios, aconsejan no destinar más del cuarenta por ciento del sueldo a abonar la hipoteca. Recuerda, que la residencia sólo es uno de los gastos fijos que deberás aceptar, sin tener en consideración los imprevisibles y cuanto quieras ahorrar. Determina cuál es la cantidad que puedes presupuestar para las cuotas mensuales.

Negocia el tipo de interés

A lo largo de todo el año el euríbor ha seguido una evolución bajista que en los últimos meses ni tan siquiera ha superado el uno por ciento. Por tanto, en este contexto lo más conveniente es conseguir un tipo de interés de euríbor más un porcentaje fijo de alrededor del uno por ciento. Este porcentaje es el factor que los bancos están más prestos a negociar.

¿Financiación del cien por cien? Ni lo sueñes

Prácticamente, ningún banco te va a prestar hasta la totalidad del valor de la residencia. Y lo más esencial, a ti no te es conveniente. ¿Cuál es el porcentaje ideal que hay que solicitar? El mínimo posible. Esto es, cuanto mayor sea la entrada, mejor. Así disminuyen los intereses a abonar, puesto que el endeudamiento dura menos tiempo. Lo más realista, es pedir un ochenta por ciento a devolver en unos veinte o bien veinticinco años, a fin de que haya un equilibrio entre el capital que se amortiza y los intereses que se van abonando. Ese es el porcentaje medio de capital que prestan las entidades en estos instantes, pues estas, asimismo precisan cerciorarse de que sus clientes del servicio van a devolver la deuda hipotecaria sin contrariedades.

Cuidado con las carencias

No abonar nada o bien abonar sólo intereses durante los primeros meses del préstamo hipotecario, puede parecer algo positivo al primer aspecto, pero es un arma de doble filo, nos comentan en Fercogestion.  Sé previsor. Es recomendable aprovechar el beneficio del aplazamiento de cuotas que ofrecen algunos bancos para prepararse y encarar mejor los futuros pagos que van a venir.

Sortea los costos excepcionales

Muchas entidades ya no cobran comisiones de estudio o bien apertura del préstamo hipotecario, compruébalo. Puedes negociar asimismo las penalizaciones por amortización adelantada o bien cancelación del crédito y debes ir de manera cuidadosa, con cláusulas como los suelos hipotecarios o bien los swap (la firma de un porcentaje mínimo de interés a abonar con independencia del nivel al que se hallen los tipos). Ten presente, que los bancos dan mejores condiciones a los clientes del servicio que contratan otros productos financieros aparte de la hipoteca, lo que puede ser una buena opción. Pero haz números ya antes de firmar un seguro o bien admitir el depósito que te ofrezcan a cambio de un interés más bajo en el préstamo hipotecario.

About The Author

Jose