Mas ventajas que desventajas en muebles de segunda mano

Mas ventajas que desventajas en muebles de segunda mano

Hasta hace pocos años, en España éramos reacios a adquirir objetos de segunda mano, ya fuera ropa, libros o bien electrodomésticos. A la inversa que otros países europeos no teníamos cultura de reutilización quizá influidos por los años de precariedad vividos en la posguerra. Acudir a la segunda mano nos parecía “de pobres” y nos traía a la cabeza etapas que preferíamos olvidar. No obstante merced a la europeización y en parte asimismo debido a la crisis económica, estamos suprimiendo estos anticuados prejuicios y complejos y comprendiendo que el mercado de segunda mano, es una enorme ocasión para consumir de una forma más inteligente y responsable.

El creciente incremento de la demanda de todo tipo de productos de segunda mano, asimismo lo ha hecho la oferta. Ya antes la única forma de localizar este tipo de productos eran los mercadillos, indicios y anticuarios. Mas poquito a poco se fueron abriendo otra clase de establecimientos, generalmente franquicias, que se dedican a la adquisición de objetos utilizados a particulares para venderlos a otros particulares.

 De manera adicional a estas tiendas físicas, se pusieron en marcha los portales de anuncios e intermediarios online, como Vacia tu Casa donde el proceso se democratiza más. Cualquier ciudadano puede emplear estas plataformas para vender lo que ya no usa con el beneficio, sobre los establecimientos convocados, de que consigue más con lo que vende.

Las primordiales ventajas del mercado de muebles de segunda mano son evidentes: el ahorro que supone para el que adquiere un producto y la posibilidad de ganar un dinero adicional para la persona que vende lo que ya no usa. Mas aparte de lo obvio, existen asimismo otros beneficios no menos esenciales, que repercuten en nuestro bienestar, como el cuidado del medio entorno.

Asimismo podemos hablar de las desventajas, que las hay, como los timos. Para evitarlo, la primera cosa que hay que hacer es asistir a sitios de confianza y, en el caso de la venta online, no fiarnos de los costes exageradamente bajos, anuncios sin fotografía, descripciones imprecisas, erratas, emails de contacto de un dominio sospechoso, etcétera.

muebles de segunda mano

 Si el vendedor vive en exactamente la misma ciudad, podemos quedar con él para examinar la pieza y si no, convenir el pago en dos plazos: cincuenta por ciento ya antes de la recepción del producto y cincuenta por ciento después. En el caso de electrodomésticos, móviles, ordenadores, etc muy frecuentemente el producto ya no está en garantía, mas esto se ve compensado con la reducción de coste. Como todo, tiene su parte buena y su parte mala; tampoco la adquisición de un producto nuevo nos da siempre y en toda circunstancia una seguridad y satisfacción cien por cien: ropa que tras ponerla dos veces se rompe o bien se descolora, electrodomésticos que justo al acabar la garantía se estropean sin arreglo posible, fallos que no cubre la garantía, taras, etcétera.

Reutilizar: mejor que reciclar

La base de nuestra economía es el consumo: generamos mucho y consumimos mucho. Más sin agredir al sistema que nos sostiene, podemos reinventarlo, adaptándolo a la realidad medioambiental actual. Hay otra forma de consumir: adquirir objetos de segunda mano en vez de nuevos. Hay muchos productos que pueden tener una segunda vida útil ya antes de tirarlos o bien reciclarlos, ahorrándonos los costos y la polución que suponen su supresión o bien la transformación de un producto en otro nuevo.
Al tiempo, al alargar la vida de los recursos de consumo, vamos a poder conservar materias primas, pues algunas ya empiezan a escasear, y ahorrar fuentes de energía que serían precisas para la fabricación de nuevos productos.

About The Author

Jose